Niños bien hidratados

|

Niños bien hidratados

Los hábitos adquiridos en la infancia los acompañarán  a lo largo de su vida, por tanto es fundamental prestar atención a los alimentos y bebidas que consuman los niños. Un deshidratación leve puede tener un impacto negativo en su rendimiento cognitivo, es decir, en la memoria, la atención, las habilidades motoras y hasta su estado de ánimo; lo cual puede repercutir en su rendimiento escolar y actividades cotidianas. 

0 comentarios:

Publicar un comentario